Buenos modales en Italia

  • Los italianos tienen fama de ser muy elegantes vistiendo y muy obsequiosos con las mujeres

Herramientas

Participa

  • 1 Punto 2 Puntos 3 Puntos 4 Puntos 5 Puntos


  • Cerrar

 

Compartir

  • technorati

  • Facebook

  • meneame

  • wikio

Foto  melenama  Venecia.

Buenos modales en Italia

Los italianos son amables, en general, bastante "aduladores" ... aunque detrás de muchos de estos comportamientos solo buscan vendernos u ofrecernos algo. En algunas ocasiones este comportamiento tan amable tiene más de atención interesada que de educación espontánea.

En muchos mercados y puestos callejeros, cuando vamos de compras, es bastante frecuente regatear. Para regatear hay que saber y valer. Si utilizamos algún servicio turístico como un paseo en góndola, un paseo en coche de caballos, etc. es mejor acordar el precio antes de empezar el viaje para no llevarnos una sorpresa. La propina es voluntaria, aunque en algunos casos nos la pueden pedir de forma directa al terminar un servicio.

En los restaurantes, bares, cafeterías... si queremos pagar la cuenta, podemos pedirla diciendo: "Cameriere, il conto" o "Pagare prego !". Nos suelen contestar: "Súbito, signore".

Las distintas variedades de pasta y sus diversas preparaciones son las comidas favoritas de los italianos y de muchos turistas -aunque la pasta no sea originaria de Italia frente a la creencia popular-. Si nos sentamos y tenemos que esperar un buen rato, no debemos extrañarnos porque no siempre la puntualidad es llevada con mucho rigor.

Curiosamente los italianos tienen un tratamiento para casi todas las profesiones. Un abogado, por ejemplo, es un "avvocato". Un ingeniero es un "ingenierie" -también se les suele llamar así a las personas que reparan objetos-. Los profesores son "professore o professoressa". Los funcionarios, periodistas... utilizan el tratamiento de "dottore o dottoressa".

"Ni todos los italianos son elegantes, ni todos son unos 'Casanovas'"

Si hablamos de títulos de mayor relevancia, los más utilizados en Italia son el de "cavaliere" y el de "commendatore". Cuando nos vamos a estamentos más altos, personas de mayor rango como Ministros y Embajadores, reciben el tratamiento de "Eccelenza". Las señoras son tratadas como "Donna", seguido de su correspondiente nombre de pila, omitiendo el apellido. Los altos cargos de la iglesia reciben el tratamiento de "Eccelenza".

Los italianos, en general, suelen vestir bien y a la moda. Como en cualquier otro país, todo depende de nivel de vida, y del ámbito en el que nos movamos.

La mayoría de los italianos tienen costumbres religiosas muy arraigadas, y respetan mucho cualquier símbolo de tipo religioso. Nosotros, cuando visitemos algún templo, iglesia, etc. debemos guardar ese mismo respeto.

La puntualidad, en general, no es uno de sus fuertes, aunque los italianos suelen suplir esta impuntualidad con una cierta gracia y desparpajo. 

Hablar, hablan muy alto, como lo hacen los españoles. No es nada raro escuchar un verdadero griterío en un bar o en un transporte público. También son muy cercanos a la hora de hablar con otra persona, aunque se acaben de conocer. A diferencia de otros países, son muy efusivos cuando se saludan, y cuando hablan suelen gesticular mucho.

Cuidado con la "efusividad espontánea" a la hora de saludar. Puede que este amable y cariñoso saludo se nos convierta en el "abrazo de Judas", pues tienen una cierta tendencia a la "picaresca", sobre todo en las zonas de mayor índice de turismo.

 

Buscar contenido relacionado...

Buscar en En sociedad En el extranjero saberestar.com


Contenido Relacionado

¿Te ha gustado?

Facebook

Google +

 


Preguntas con Respuesta